Análisis de niños

La gran inspiración de Melanie Klein era Sigmund Freud. Su principal logro fue trazar el desarrollo de la mente humana y remontarlo hasta sus raíces iniciales, esclareciendo el mundo emocional de los bebés y los niños. El trabajo clínico de Klein y sus observaciones directas de bebés y sus madres explican su profunda y creciente comprensión de los intrincados dramas internos que entran en juego durante las primeras semanas y meses de vida.

Klein prestó mucha atención a la forma en que un bebé puede lidiar con los estados extremos de la mente, desde los placeres intensos y la satisfacción de ser acunado, alimentado y amado hasta el dolor y la frustración de estar hambriento y asustado durante demasiado tiempo. Todavía muy compenetrada con el modelo original de la mente de Freud, Klein desarrolló nuevas teorías radicales sobre la experiencia infantil, y mostró de qué forma los dramas psicológicos de la infancia siguen influyendo nuestras respuestas ante el amor y la pérdida, durante toda nuestra vida.

Fue una de las primeras psicoanalistas en trabajar con niños, y su técnica pionera constituye la base de muchas formaciones e intervenciones clínicas actuales con niños y adolescentes.