Personas clave

Karl Abraham

Abraham, quien nació en Alemania en 1877, tuvo su primer contacto con el psicoanálisis mientras estudiaba psiquiatría con Jung en el Hospital Psiquiátrico Burghölzli de Zúrich. Al igual que Freud, Jung, Jones y Ferenczi, Abraham se convertiría luego en uno de los pioneros del psicoanálisis. Sus aportes más importantes e influyentes para el psicoanálisis fueron su teoría sobre las fases pregenitales del desarrollo, su concepto de la melancolía y la neurosis obsesiva, y su visión del narcisismo como obstáculo para el tratamiento analítico. Todas estas ideas, y en particular las relacionadas con el desarrollo pregenital y el sadismo, resultarían de gran influencia para el pensamiento de Melanie Klein, quien las utilizaría para formular su brillante panorama propio de lo que es la experiencia psíquica del niño.

Abraham fue fundador de la Sociedad Psicoanalítica Alemana en 1910, y desde principios de 1924 tuvo a Klein en análisis durante aproximadamente 18 meses. Murió en 1925, al año de haber sido electo presidente de la Asociación Psicoanalítica Internacional, cuando contaba con apenas 48 años de edad.

Sándor Ferenczi

Ferenczi nació en 1873 en Miskolc, en el Imperio Austrohúngaro. Fue uno de los doce hijos de la familia. Se formó como psiquiatra, y después de conocer a Sigmund Freud en 1908 se dedicó al psicoanálisis. Freud y Ferenczi se volvieron grandes amigos y colaboradores. Su relación duró más de veinte años, aunque Ferenczi después decidiera apartarse de forma radical del modelo freudiano clásico. Ferenczi fue el primer psicoanalista de Klein y sus ideas acerca de las relaciones con objetos tuvieron un efecto importante en el pensamiento de Klein acerca de las experiencias tempranas del niño en cuanto al mundo externo, por encima de todas las demás relaciones con la madre y el cuerpo de ésta.

En 1913 Ferenczi fundó la Sociedad Psicoanalítica Húngara, y presidió la Asociación Psicoanalítica Internacional entre 1918 y 1919. Murió en 1933, a los 60 años de edad, a causa de una anemia perniciosa.

Anna Freud

Anna, nacida en 1895, fue la hija menor de Sigmund y Martha Freud. Aparentemente tuvo una niñez difícil, en constante rivalidad con su hermana mayor Sophie, y con poca capacidad para hacer amigos. Durante su adolescencia fue analizada por su padre, de cuyas ideas analíticas se volvió una defensora acérrima durante toda su vida.

Anna Freud estudió medicina en Viena, y antes de concurrir a análisis con su padre entre 1918 y 1922 fue aceptada como miembro de la Sociedad Psicoanalítica de Viena. Se especializó en análisis infantil y posteriormente estableció la Guardería de Guerra Hampstead en Londres, donde se brindaba tratamiento psicoterapéutico y estabilización a los niños que sufrían traumas emocionales causados por la Segunda Guerra Mundial.

Después de su huida de la Viena ocupada por los nazis, y su llegada a Inglaterra en el año 1938, Freud se convertiría en una piedra en el zapato para Klein y sus defensores. Freud opinaba que la teoría kleiniana se apartada del verdadero psicoanálisis –en el sentido del análisis freudiano clásico– y llegó a expresar que no debería ser considerada como una teoría analítica en absoluto sino como mera metapsicología. Las dos principales figuras femeninas del psicoanálisis no estaban de acuerdo en cuanto a la edad en la que se podía comenzar a analizar a un niño. Mientras que para Klein los niños bastante menores a cinco años de edad podían ser sometidos a análisis de manera exitosa, Anna Freud no opinaba lo mismo. También estuvieron en desacuerdo en relación con el papel que juegan la transferencia y la contratransferencia, y en cuanto a la sumamente polémica (aunque originalmente freudiana) pulsión de muerte, así como en relación con el momento en que origina el conflicto edípico, y muchos otros temas teóricos fundamentales. Para Klein, Anna Freud era demasiado conservadora y limitada y no lograba comprender la necesidad de desarrollar el análisis e innovar sobre el mismo más allá del origen de la teoría de su propio padre. Para Anna Freud, Klein era demasiado especuladora y poco científica, además de considerarla arrogante y extremista. La batalla entre estas dos pioneras del análisis infantil tuvo su punto máximo en el año 1942 con las Grandes Controversias.

Anna Freud murió en Londres en el año 1982 cuando tenía 87 años.

Sigmund Freud

Freud, nacido bajo el nombre de Sigismund Schlomo Freud el día 6 de mayo de 1856, en Příbor, Moravia, fue hijo de una familia judía que se trasladó a Viena cuando él era aún un bebé. Allí permaneció hasta que se vio obligado a escapar de los nazis en el año 1938. A pesar de que siempre estuvo profundamente interesado en la filosofía, Freud –quien mientras realizaba su formación como médico en la Universidad de Viena también estudiaba filosofía, zoología y fisiología– emprendió su carrera profesional como neurólogo.

A los 29, en París, Freud estudió junto al neurólogo Jean-Martin Charcot, quien se dedicaba fundamentalmente a la investigación sobre la histeria y el potencial que representaba la hipnosis. El trabajo de éste tuvo una gran influencia sobre el pensamiento de Freud y su subsiguiente elección de una profesión. Al retornar a Viena, Freud decidió instalarse a trabajar como psicólogo especializado en desórdenes patológicos, para lo cual aplicó la hipnosis como su método de tratamiento. Durante la década siguiente, y junto a su amigo Josef Breuer, Freud desarrolló una nueva técnica clínica en la que la hipnosis fue sustituida por lo que se dio en llamar “asociación libre”, lo cual constituyó el inicio del psicoanálisis.

Klein conoció a Freud y estuvo personalmente con él varias veces, aunque éste no fuera nunca defensor de sus ideas, tal vez porque Klein era la rival directa de su hija Anna y su crítica más férrea en el mundo del análisis infantil. A Klein se le solía criticar que no adhiriera a las teorías de Freud y de no colmar las expectativas de la verdadera investigación psicoanalítica. No obstante, Klein siempre sostuvo que Freud fue su mayor influencia, y a quien reverenciaba como su precursor. Consideraba que su propia teoría partía, en su totalidad, de las raíces originarias que constituía el canon freudiano.

Freud murió el 23 de septiembre de 1939, a los 83 años de edad.

Edward Glover

Edward Glover fue el menor de tres hermanos, nacido en 1888. Estudió medicina en la Universidad de Glasgow, y después de terminar sus estudios allí trabajó como pediatra en Glasgow y en Londres. También se dedicó a la cirugía y a la neumología. Glover viajó a Berlín para ser analizado por Karl Abraham, y en el año 1921 se convirtió en miembro de la Sociedad Británica de Psicoanálisis.

A lo largo de la década de 1930 y a comienzos de la de 1940, Glover demostró un gran antagonismo con Melanie Klein y las teorías de ésta. Él terminó aliándose con la hija de Klein, Melitta Schmideberg (a quien había analizado), y junto con Anna Freud se dedicaron a desmerecer la influencia y la consideración que existía para con Klein dentro de la Sociedad Británica de Psicoanálisis. Glover y Shmideberg fueron, entre todos los atacantes de Klein, quienes más vituperaron su trabajo, y la agitación que se dio dentro de la Sociedad Británica de Psicoanálisis recién comenzó a disiparse cuando Glover finalmente renunció a la institución en 1944. Esto constituyó el final de las Grandes Controversias, aunque en su retirada, Glover expresó que la Sociedad ya no era freudiana (es decir, ya no más propiamente analítica).

Uno de los temas que siempre interesó a Glover, al igual que a Melitta Schmideberg, fue el de la delincuencia y la criminología, por lo que fundaron y co-fundaron la Clínica Portman, el Instituto para el Estudio y Tratamiento de la Delincuencia, la Revista Británica de Criminología, y la Sociedad Británica de Criminología.

Glover murió en 1972 a los 84 años.

Paula Heimann

Heimann nació en 1899 en Danzig (Alemania), y se formó como psicoanalista en Berlín. Poco tiempo después de llegar a Londres en 1933 se convirtió en la secretaria de Klein –a quien había conocido previamente en Berlín– con quien terminaría analizándose más tarde. Entre 1942 y 1944, Heimann tuvo un papel preponderante en las Grandes Discusiones, en tanto contribuyó con dos artículos importantes de su autoría donde exponía la teoría kleiniana a debate.

Las dos mujeres tuvieron una estrecha relación de mutuo apoyo hasta principios de la década de 1950s, cuando la teoría de Heimann, particularmente en lo relativo al rol de la contratransferencia, generó un importante desacuerdo entre ellas. Esta brecha aparentemente irreconciliable a la larga condujo a Heimann a abandonar el grupo de los kleinianos. A partir de entonces Heimann pasó a formar parte de un grupo independiente que se conoció como el ‘Grupo del Medio’. En al año 1954 Heimann fue nombrada secretaria de la Comisión de Capacitación de la Sociedad Británica de Psicoanálisis.

Heimann murió en Londres en 1982, a los 83 años de edad.

Susan Isaacs

Susan Sutherland Isaacs (cuyo apellido de soltera era Fairhurst) nació en 1885 en Turton, Lancashire.

Isaacs tuvo una infancia difícil a raíz del fallecimiento de su madre a una temprana edad, y como consecuencia de la intolerancia de su padre para con su espíritu resuelto y decidido. En principio trabajó como institutriz por un tiempo y después pasó a formarse como maestra de niños pequeños. Obtuvo un título en filosofía y a partir de ello una beca en Cambridge. Su carrera posterior también centrada en el psicoanálisis – Isaacs se convirtió en miembro de la Sociedad Británica de Psicoanálisis en 1923– así como en psicología educativa infantil. Hasta su temprana muerte por cáncer en 1948 fue una fiel seguidora de la teoría de Klein.

Ernest Jones

Jones nació en 1879 en Gowerton, un pueblo de las afueras de Swansea en el sur de Gales. Cursó medicina y obstetricia en la Universidad de Cardiff y en el University College London, para después especializarse en neurología. Se conectó por primera vez con el trabajo de Freud en el año 1905, y quedó impresionado por la atención que le presta Freud a la realidad interior del paciente y la interpretación que le da a la misma. Jones y Freud se conocieron en 1908, a partir de lo cual se convirtieron en colegas.

Al ver que la Sociedad Británica de Psicoanálisis era reacia a las ideas y la práctica freudianas, Jones pasó varios años en Canadá y en los Estados Unidos de América, durante los cuales fundó con otros la Asociación Psicoanalítica Estadounidense, entre otras actividades. Volvió a Londres en 1913, y para 1919 había fundado la Sociedad Británica de Psicoanálisis, que parecía ratificar un gran cambio de actitud hacia el estudio y tratamiento tanto de las mentes “normales” como de las patológicas. Fue presidente de esa institución desde su fundación hasta 1944, con lo cual su reinado en la Sociedad duró un cuarto de siglo. Jones también presidió, dos veces, la Asociación Psicoanalítica Internacional y conformó la Revista Internacional de Psicoanálisis. También fue famoso por ser el primer biógrafo oficial de Freud.

En tanto figura de gran preponderancia en el psicoanálisis de Gran Bretaña y del mundo entero, el apoyo, tanto personal como profesional, que Jones le brindó a Melanie Klein fue invalorable. Jugó un papel central en la primera aceptación de Klein dentro de las filas de la Sociedad Británica de Psicoanálisis, y ella misma reconoció, en repetidas oportunidades, la significación de lo que fueron los aportes de Jones en su carrera profesional.

Jones murió en 1958 a los 79 años.

Joan Riviere

Nacida en el año 1883 bajo el nombre de Joan Hodgson Verrall, en la localidad de Brighton, Joan Riviere decidió, sobre el final de su adolescencia, vivir un año en Alemania donde adquirió fluidez en el idioma alemán. Antes de descubrir el psicoanálisis, que la terminaría deslumbrando, había trabajado un tiempo como costurera de las cortes. Contrajo matrimonio con Evelyn Riviere en 1906, y su única hija, Diana, nació en 1908. Riviere fue analizada por Ernest Jones en 1916, y después por Freud en 1922. Fue uno de los miembros fundadores de la Sociedad Británica de Psicoanálisis en el año 1919. Riviere se estableció como analista didacta en el año 1930 y analizó a Susan Isaacs, Donald Winnicott y John Bowlby, y fue supervisora de Hanna Segal y Herbert Rosenfeld.

En tanto participante del círculo kleiniano, Riviere fue firme defensora de sus ideas durante las Grandes Controversias (1942 – 1944). Sus artículos explicativos de la teoría kleiniana fueron escritos excelentemente, y a la vez que trasuntaban la perspicaz comprensión que tenía Riviere de las complejas ideas psicoanalíticas, esos textos también sirvieron para aclarar los ideas de la propia Klein que a menudo resultaban anquilosadas en su estilo de redacción denso y difícil de interpretar. A mediados de la década de 1950, Riviere se apartó un poco de la teoría kleiniana pura y se concentró en sus propias ideas, pasando a ver más allá de los límites del fuertemente unido y cerrado grupo de Klein.

Además de supervisar la traducción de las obras completas de Freud, Riviere también tradujo “Civilization and Its Discontents” (La civilización y sus descontentos), y “The Ego and the Id” (El yo y el ello). Escribió su famoso trabajo “Womanliness as a Masquerade” (La feminidad como máscara) en el año 1929.

Riviere murió en 1962 a los 78 años.

Alix y James Strachey

James Beaumont Strachey nació en el año 1887. Era hermano del biógrafo, escritor y crítico Lytton Strachey, con quien formó parte del famoso grupo de Bloomsbury. Alix Sargent Florence tuvo padre estadounidense y madre británica y nació en Nueva Jersey en el año 1892. Después de conocerse en un encuentro del grupo Bloomsbury, la pareja contrajo matrimonio en 1920.

En el año 1921 los Strachey se instalaron en Viena, donde James comenzó a analizarse con Freud, por quien siempre había sentido gran admiración. Dado que ambos dominaban la lengua alemana con fluidez, el matrimonio asumió la tarea de traducir las obras de Freud, incluida la Edición Estándar de las Obras Completas de Psicoanálisis de Sigmund Freud, la que continúa siendo la traducción definitiva a la lengua inglesa del trabajo de Freud. Durante su estadía en Berlín, Alix conoció y se hizo amiga de Klein, y posteriormente se volvió una pieza fundamental para la visita de Klein a Londres y su instalación definitiva allí. Tanto Alix como James se formaron como psicoanalistas, y para mediados de la década de 1920 ya ambos eran socios plenos de la Sociedad Británica de Psicoanálisis. Aunque demostraron interés por la teoría kleiniana desde el principio y continuaron apoyándola, los Strachey nunca fueron parte ni del grupo ‘A’ ni del grupo ‘B’ dentro de la Sociedad, y siempre tuvieron reparos para integrarse a los defensores de Anna Freud o los de Melanie Klein.

James murió en 1967, y Alix seis años después en 1973.

Donald Winnicott

Donald Woods Winnicott nació en Plymouth en el año 1896. Estudió medicina y se graduó como pediatra. Algunos años después de obtener su título de médico, Winnicott comenzó a trabajar en el Hospital de Niños Paddington Green, donde continuó trabajando durante la mayor parte de su carrera profesional.

Contando ya con un gran interés por la psicología infantil, Winnicott decidió comenzar su análisis con James Strachey, lo cual se perpetuó durante un período de diez años. Posteriormente se analizó con Joan Riviere, y comenzó los estudios de psicoanálisis en 1927. Debido a la impresión que le causaran desde el principio las ideas de Melanie Klein, Winnicott se perfilaba para convertirse en miembro del grupo kleiniano. Sin embargo no comulgaba con algunos de los conceptos claves de Klein como su formulación de la pulsión de muerte y el papel de la envidia dentro del desarrollo psíquico. Por más que intentó convencer a Klein de revisar algunos de los elementos que comprendían sus teorías, ella se mantenía igualmente firme y reacia a no ceder en ningún aspecto y a no aceptar las innovaciones teóricas propuestas por Winnicott. Por tanto, él, como independiente, se convirtió en un prominente miembro del Grupo del Medio, donde presentó una serie de ideas psicoanalíticas de gran importancia tales como los objetos transicionales –objetos que se sitúan liminalmente entre la imaginación y el mundo externo del niño–, y el concepto de la madre lo ‘suficientemente buena’, en lugar de la madre ideal.

Winnicott murió en el año 1971, a los 74 años de edad.

Virginia y Leonard Woolf

Adeline Virginia Woolf nació en 1882, un año antes del nacimiento de Melanie Klein. Quien sería después su esposo, Leonard Woolf, nació en 1880. Virginia fue una mujer brillante con gran imaginación y ambición, que se convertiría en una de las más famosas escritoras del siglo XX. Leonard era un empleado público de gran inteligencia y talento que se dedicó a teorizar y escribir ensayos.

Los Woolf, quienes fueron el centro del círculo de Bloomsbury durante las tres primeras décadas del siglo XX, habiéndose interesado en el psicoanálisis, publicaron, a través de su propia casa editorial Hogarth Press, la traducción del trabajo de Freud, que hizo el amigo de ambos James Strachey. Los experimentos de Woolf con las formas literarias y la expresión de las experiencias humanas –incorporados notoriamente en el estilo de monólogo interior– siempre fueron considerados a la luz de la teoría psicoanalítica, y la propia Woolf escribió acerca de este nuevo campo del pensamiento en sus diarios y sus notas. En tanto Virginia conoció a Freud en la casa de éste en Londres poco tiempo antes de su fallecimiento, fueron Adrian y Karin Stephen –el hermano de Virginia y su cuñada- quienes actuaron de anfitriones para la presentación de los primeros trabajos de Klein en Londres durante el verano de 1926.

Los Woolf estuvieron con Melanie Klein por lo menos una vez, y Virginia la describió de la siguiente manera:

«…una mujer de carácter fuerte y una fuerza que muestra de algún modo sumergidos – ¿cómo explicarlo? – no con maña sino sutilmente, con algo que opera de manera subyacente, a modo de tensor o resaca amenazante que la retiene. Una campechana señora canosa de grandes ojos que trasmiten gran imaginación”.

Virginia Woolf se ahogó en 1941, a los 59 años de edad, ante el advenimiento de un nuevo ataque nervioso de los muchos que padeció. Leonard vivió hasta 1969, cuando contaba con 88 años de edad.