Skip to navigation

melanie klein trust

Melanie Klein Trust

Furthering the psychoanalytic theory
and technique of Melanie Klein

Frances Tustin

Frances Tustin (1913-1994) fue reconocida por su trabajo pionero en el tratamiento psicoanalítico de niños autistas. Fue la primera en enfatizar la importancia primordial del cuerpo para estos niños, para quienes la experiencia de la separación puede ser percibida como una mutilación física. Llegó a darse cuenta de que, en forma similar, muchas de las estrategias autoprotectoras de estos niños también estaban basadas en el cuerpo y que, de hecho, las acciones que podrían haber parecido simbólicas estaban dirigidas a generar sensaciones que les permitiesen a los niños sentir que seguían existiendo. Esto habilitó una nueva manera de abordar los estados no representados, coherente con la teorización de Bion de los elementos beta, pero arraigada en el detalle fenomenológico de la experiencia del niño.

Primeros años e inicios en la profesión

Tustin nació en 1913, con el nombre Frances Vickers, y se formó como maestra de escuela primaria antes de desarrollar un interés en el psicoanálisis. Se casó dos veces; su segundo matrimonio con el profesor de ingeniería Arnold Tustin fue largo y feliz, si bien la pareja sufrió la pérdida de varios bebés en el parto.

En 1952, junto con Martha Harris y Dina Rosenbluth, Tustin se unió a la segunda camada del curso de formación como psicoterapeutas infantiles que Esther Bick había fundado en la Tavistock Clinic. Su analista fue W. R. Bion, y sus supervisores fueron Bick, Herbert Rosenfeld,  Donald Meltzer y, más tarde, Sydney Klein. Tustin valoró mucho la supervisión de Meltzer y compartió sus puntos de vista sobre la importancia de la sensualidad en los niños autistas y en su dependencia de la identificación adhesiva. Ella prefería llamarla ‘ecuación autista’ o ‘identidad autista’, ya que consideraba que estos términos expresaban mejor la identidad completa y la falta de espacio entre el niño y el otro.

Después de diplomarse, Tustin pasó un año en Boston, donde fue introducida al trabajo sobre el autismo que estaban realizando Margaret Mahler, Anni Bergman y su grupo, al cual Tustin a menudo hacía referencia.

Autismo y sensaciones corporales

El primer trabajo académico de Tustin sobre el autismo, ‘A significant element in the development of autism: A psychoanalytic approach’ (Un elemento significativo en el desarrollo del autismo: un enfoque psicoanalítico), fue publicado en 1966. John, el niño de tres años que analizó durante tres años, desarrolló el lenguaje y, con posterioridad, asistió a la universidad. El caso se hizo famoso porque John le dijo a Tustin que había creído que el ‘botón rojo’ (su palabra para el pezón) formaba parte de su propia boca y que pensaba que su boca tenía un ‘agujero negro con un pinche feo’; luego se dio cuenta de que esto no era así. Tustin retomó muchas veces este material; una de sus elaboraciones posteriores (1986b) fue que John percibía como si el pecho tuviera un agujero, de manera que su boca -que quedaba equiparada con el pecho- también tenía un agujero. Otro paciente, que describió en su primer libro, Autism and Childhood Psychosis [Autismo y psicosis infantil], fue David, de 10 años, que se construyó una armadura  para mantenerse seguro. Esto la llevó a la idea de la encapsulación autista, con la cual el niño se protege de los impactos del entorno o de los peligros de las relaciones, al autogenerar sensaciones que lo conducen a una sensación de autosuficiencia.

Entender las estrategias autoprotectoras del autismo

Tustin tomó consciencia de que era difícil teorizar sobre los fenómenos que estaba abordando en función de los conceptos kleinianos de escisión e identificación proyectiva. Reconoció que Winnicott y Mahler habían descrito estados similares, y esto la llevó a adoptar algunos aspectos de su marco teórico, incluida la idea de una etapa primaria normal, en la cual la madre y el bebé no estaban diferenciados. En su primer libro, Tustin propuso un esquema de clasificación según el cual surgían diversos subtipos de autismo ‘patológico’ a través de la regresión al ‘autismo primario normal’. Más adelante (1990, 1991) ella revisó esta opinión, en parte debido a los hallazgos de los investigadores del desarrollo sobre las capacidades muy tempranas de los bebés. En su último trabajo académico presentado (1994), planteó una teoría del autismo de dos etapas, según la cual la estrechez excesiva con una base sensual entre la madre y el bebé era interrumpida por el reconocimiento traumático de una separación corporal, que el bebé intentaba manejar recurriendo a una sensación autogenerada. Sin embargo, Tustin retuvo su diferenciación previa entre los niños autistas encapsulados y confusionales: entre los ‘retraídos’ y los ‘regresivos’. También describió el uso de estrategias autoprotectoras autistas, a las cuales llamó ‘chaleco de fuerza’ para mantener controladas las ansiedades psicóticas.

‘Objetos autistas’ y ‘formas autistas’

En opinión de Tustin, su aporte principal fue lograr comprender estos mecanismos basados en sensaciones, que protegen al niño pero interfieren con su predisposición a abrirse a recibir ayuda de otros seres humanos. Los ‘objetos autistas’ (1980a) son fuentes duras de sensaciones que hacen que el niño se sienta más fuerte, mientras que las ‘formas autistas’ (1984) –como ser los patrones que producen el aliento o la saliva del niño– son relajantes y tranquilizadoras. Enfatizó la importancia de las integraciones a estos niveles sensoriales fundamentales, donde lo duro y lo blando son precursores de lo masculino y lo femenino. Muchos de sus lectores sin duda destacarán su trabajo académico ‘Psychological birth and psychological catastrophe’ (Nacimiento psicológico y catástrofe psicológica) (1980b), en el cual Tustin esboza algunos de los terrores que la separación del nacimiento puede producir en los niños que no están contenidos en lo que ella llama un ‘útero mental’; y también su relato meticuloso y memorable de los procesos de la contratransferencia (1981b). Tustin enfatizó que los padres no deben ser culpados por la condición de sus hijos.

Transmitir la experiencia del autismo

Tustin escribía vivamente, de una manera que les permitía a sus lectores entender experiencias muy distintas de las de los adultos neuróticos normales. Evitaba los términos técnicos y prefería citar poemas, y su trabajo conmovía a muchos que no pertenecían a la profesión. Su tercer libro: Autistic Barriers in Neurotic Patients [Barreras autistas en pacientes neuróticos] (1986), mostró la importancia de las ansiedades autistas (por ejemplo, caer eternamente, desbordarse o perder partes del cuerpo) en la experiencia de niños y adultos que no tenían autismo. Observaba estrategias autoprotectoras autistas como partes de la condición humana: trágicamente restrictiva pero considerada necesaria.

Su genio particular quizás radicó menos en su formulación teórica que en la capacidad (algo que compartió con Bick) de internarse cuidadosamente en la experiencia corporal del niño; luego, podría transmitir la esencia humana de los pacientes que parecían no tener esencia.

Como supervisora era entusiasta y generosa, [y, luego de la sesión de supervisión, Tustin enviaba una carta con ideas que le había surgido con posterioridad]. Trabajó frecuentemente como docente en el exterior y en Gran Bretaña, y sus libros han sido traducidos a muchos idiomas. Era Miembro Honoraria de la Asociación de Psicoterapeutas Infantiles y Afiliada Honoraria de la Sociedad Británica de Psicoanálisis.

Luego de su fallecimiento el 11 de noviembre de 1994 –algunos meses después de su esposo–, Judith y Theodore Mitrani fundaron el fondo Frances Tustin Memorial Trust en Los Angeles (ahora con base en París), que otorga el premio anual y la cátedra Frances Tustin Memorial Prize; el libro editado por el fondo, ‘Frances Tustin Today’ (Frances Tustin hoy), fue publicado en la serie New Library of Psychoanalysis series en 2015. Los archivos de Tustin se conservan en el Wellcome Trust.

Maria Rhode, 2017

Foto: Lucinda Douglas-Menzies

Publicaciones/referencias claves

1996  Tustin, F. ‘A significant element in the development of autism: A psychoanalytic approach’. Journal of Child Psychology & Psychiatry.

1972  Tustin, F. Autism and Childhood Psychosis. Hogarth.

1980a  Tustin, F. ‘Autistic objects.International Review of Psycho-Analysis.

1980b  Tustin, F. ‘Psychological birth and psychological catastrophe’. En Autistic States in Children. Routledge.

1981a  Tustin, F. Autistic States in Children. Routledge

1981b  Tustin, F. ‘Thinkings’. En Autistic States in Children. Routledge.

1984  Tustin, F. ‘Autistic shapes’. International Review of Psycho-Analysis.

1986  Tustin, F. Autistic Barriers in Neurotic Patients. Karnac.

1990 Tustin, F. The Protective Shell in Children and Adults. Karnac.

1991  Tustin, F. ‘Revised understandings of psychogenic autism’. International Journal of Psychoanalysis.

1994  Tustin, F. ‘The perpetuation of an error’. Journal of Child Psychotherapy.

2015  Mitrani, JL and Mitrani, T. (eds) Frances Tustin Today. New Library of Psychoanalysis, Routledge.

El fondo Frances Tustin Memorial Trust: www.frances-tustin-autism.org