Skip to navigation

melanie klein trust

Melanie Klein Trust

Furthering the psychoanalytic theory
and technique of Melanie Klein

Ruth Riesenberg-Malcolm

Ruth Riesenberg-Malcolm fue miembro destacado del grupo de los primeros psicoanalistas kleinianos que desarrollaron la aplicación de las teorías de Melanie Klein y Wilfred Bion. Fue una docente respetada tanto en el Reino Unido como en el mundo entero. Se le tenía alta estima en países hispanohablantes donde podía dictar clases en su propia lengua madre. Escribió artículos que presentó en congresos y simposios, donde se elaboraban los conceptos con los que se encontraba en la práctica clínica. La compilación de sus trabajos bajo el título On Bearing Unbearable States of Mind [Soportar estados mentales insoportables], que fuera editada por la experta Priscilla Roth, quien también escribió el preámbulo, es un manual de la práctica clínica kleiniana, donde se ilustra cómo comprender y poner en uso esas teorías.

Riesenberg-Malcolm arribó a Londres como becaria Fullbright. Dada su anterior formación como psicoanalista en su Chile natal, era una clínica experta, que a una temprana edad ya ocupaba la dirección de una clínica psiquiátrica. Pronto se convirtió en analista didacta de la Sociedad Británica de Psicoanálisis y permaneció en Londres durante toda su carrera profesional. Al igual que muchos otros analistas de su generación, ella se dedicó a trabajar con niños y también con adultos, aunque el grueso de su trabajo es sobre adultos problemáticos y borderline, y que es objeto de descripción en los artículos de su autoría que fueron publicados.

Proceso y finalidad del psicoanálisis

En el título del libro de Riesenberg-Malcolm se expresa su mayor preocupación que es cómo ayudar a los pacientes a soportar el dolor que hasta ese momento les ha impedido su desarrollo. Su trabajo se centra en el proceso y el objetivo del psicoanálisis, más que en una idea o concepto en particular. Para lograr esto, ella genera la movilización de un grado considerable de intuición, sensibilidad e inteligencia, en función del conocimiento teórico desarrollado por Freud y Klein. Desde sus primeros trabajos, Riesenberg-Malcolm tuvo clara la centralidad de la transferencia-contratransferencia como el espacio en que puede tener lugar el trabajo psíquico, y esto se propaga a su entendimiento de la naturaleza de la vida psíquica y los objetos internos tal como los describe Klein. La influencia que recibiera de Betty Joseph amplió ese conocimiento a las acciones psíquicas que se dan entre el paciente y el analista. Por otra parte, la interpretación de Rosenfeld acerca de la naturaleza del clivaje le permitió conocer en profundidad las defensas que la mente moviliza ante ansiedades agudas. 

Sin embargo, para Riesenberg-Malcolm resultó fundamental el trabajo de Bion, lo cual le permitió tener los conceptos necesarios para comprender los procesos de identificación proyectiva como comunicación, y las posibilidades de transformación. Junto con sus colegas Hanna Segal, Betty Joseph, Ron Britton, John Steiner, Michael Feldman, Irma Brenman Pick y Edna O’Shaughnessy, examinó en detalle los procesos de la sesión de psicoanálisis, siguiendo por completo la forma en que el paciente se relaciona con el analista, oralmente y de otros modos, así como la contratransferencia en el analista, y la forma en que las interpretaciones afectan al paciente. Sobre la conceptualización de Bion acerca del hecho seleccionado, Riesenberg-Malcolm organizó su experiencia con el paciente momento-a-momento dentro de la sesión, y se acercó mucho a la experiencia emocional del paciente, además de volverse capaz de formular la importancia de lo que sucedía. 

El 'aquí y ahora' de la transferencia

Los trabajos escritos de Riesenberg-Malcolm incluyen amplios debates acerca del lugar que ocupa la historia y la reconstrucción dentro del psicoanálisis, y también cómo debe ser esto comprendido en el ‘aquí y ahora’ de la transferencia, siendo ese un tema sobre el que tenía ideas fuertemente formadas. Pero ello no le impidió ser consciente de la importancia de comprender la génesis de las relaciones de objetos internos del paciente que se ponían de manifiesto durante la sesión. Tampoco le imposibilitó el brindar una continuidad convincente al paciente, en relación con las experiencias tempranas de su vida. Compartía con John Steiner la conceptualización del refugio psíquico como defensa contra las ansiedades de la integración y el crecimiento.

Técnica clínica

Sin embargo, considerando su trabajo como un todo, tal vez el mayor aporte de Riesenberg-Malcolm sea su comprensión de la técnica clínica, tan bien demostrada en su artículo 'The Three W : What, Where, and When, the rationale of interpretation' ['Las tres W: What (qué), Where (dónde), y When (cuándo)'], sobre los fundamentos de la interpretación. Era común que después de un debate clínico ella preguntara: “¿Y qué diría usted al paciente?” Esta pregunta encapsula su enfoque y su entendimiento del tema. Para ella, es únicamente en el momento de la sesión y en el acto de la interpretación que el analista se compromete de lleno a intentar hacer contacto con el paciente.

Soportar lo insoportable

Todos los artículos de Riesenberg-Malcolm incluyen largos relatos aclaratorios de sesiones clínicas. Ella se propone dar vida a las sesiones y a los pacientes, y además agrega su intuición, su contratransferencia y su pensamiento, además de lo que dice y lo que no dice. Se puede ser testigo tanto del proceso de transformación como de las limitaciones del análisis. A partir de esto ella también demuestra cómo es posible desarrollar una teoría que sea clínicamente verdadera y no un seudo-hecho o una racionalización. Y es común que, tal como ella lo demuestra, esto implique que el analista soporte lo que resulta insoportable para el paciente. Para Riesenberg-Malcolm, la teoría surge de la práctica clínica y permite más profundidad en el trabajo, lo cual a su vez sienta las bases para una mayor conceptualización.

Michael Mercer, 2012

Publicaciones clave

1999 Riesenberg-Malcolm, R. On Bearing Unbearable States of Mind. Routledge.