El yo y el ello [The Ego and the Id] (1923)

En este gran trabajo, Freud plantea su segunda teoría estructural sobre la mente, comprendida por el Ello, el Ego y el Superego. Al hacerlo no remplazó su primer mapa de la mente, sino que más bien lo desarrolló y lo revisó. En esta obra, Freud pasa a describir el conflicto edípico en forma más detallada de lo que lo había hecho hasta ese momento, y revela la bisexualidad inherente a todas las psiques. Este trabajo también reafirma la importancia de la pulsión de muerte, y hace hincapié en la centralidad de la lucha entre el impulso de vida y el impulso de muerte en individuos patológicos, especialmente en pacientes depresivos.