Skip to navigation

melanie klein trust

Melanie Klein Trust

Furthering the psychoanalytic theory
and technique of Melanie Klein

Hans Thorner

Vida y carrera

El Dr Hans Thorner, quien nació en 1905 en Meissen (Alemania) completó estudios de medicina con especialización en neurología y psiquiatría. Debido a la persecución que sufrían los judíos en la Alemania nazi, y a raíz de haber perdido su puesto de neurólogo en Berlín, Thorner partió para Londres en el año 1933. Después de su primer período de análisis allí, con Frieda Fromm Reichmann, se formó en la Sociedad Británica de Psicoanálisis de donde se convirtió en socio a partir de 1938. En Londres acudió a análisis con Melanie Klein primero y después con Wilfred Bion. Se desempeñó como médico general en un pueblo de las afueras de Londres, y posteriormente, entre los años 1942 y 1946, trabajó en el Hospital Shenley, en tratamientos con pacientes psico-neuróticos, mientras cumplía funciones con el grado de Mayor en el ejército británico. Más adelante trabajó en el Hospital Cassel, antes de comenzar con la práctica profesional independiente de tiempo completo como analista didacta y supervisor. Visitó en forma frecuente la Alemania de la posguerra, y también viajó a Brasil donde actuó como supervisor y profesor de psicoanálisis. Como docente se le atribuyó una gran simplicidad para trasmitir complejas ideas psicoanalíticas que a menudo presentaba a través de referencias a la literatura clásica con obras como la Biblia y otras surgidas de la mitología griega.  

Thorner escribió numerosos artículos, algunos de los cuales fueron presentados ante la Sociedad Británica de Psicoanálisis entre fines de la década de 1930 y mediados de la década de 1980, y otros fueron publicados en Gran Bretaña y también en Alemania. Algunos de ellos están aquí indicados en detalle más adelante. Thorner también fue revisor, junto con Alix Strachey, de la traducción original de la obra de Melanie Klein intitulada The Psychoanalysis of Children (1975) [El psicoanálisis de niños].

Al retirarse de la actividad, el Dr Thorner se trasladó con su esposa a los Estados Unidos de América para unirse a sus hijos, donde murió en el año 1991.

Comprensión de la persecución interna

En un reconocido artículo que escribiera bajo el título 'Three defences against inner persecution – examination anxiety, depersonalization and hypochondria' ['Tres defensas para la persecución interna – ansiedad ante los exámenes, despersonalización, e hipocondría'] (1955), Thorner sugiere la existencia de tres grupos de pacientes. En el primer grupo se proyectan los persecutores internos hacia afuera para luego experimentarlos como un daño exterior. Estos pacientes usan la situación de una prueba o examen para disminuir su ansiedad externalizando un peligro interno, y por tanto confinando un peligro universal (genital) en una situación específica. En el segundo grupo ubica la externalización que se complica con el clivaje del ego y un proceso de identificación proyectiva que deja al ego del paciente disminuido y empobrecido. Si el paciente intenta externalizar el peligro mediante la proyección de un objeto interno persecutor pero a su vez es incapaz de cortar la conexión íntima entre el objeto interno persecutorio y su ego, no pierde el sentimiento de persecución interna. El perseguidor permanece unido a la parte mayor del ego y causa una sensación de irrealidad que se manifiesta bien a través de la despersonalización (con la sensación de que el ego ha cambiado) o bien mediante la desrealización (con la sensación de que el mundo ha cambiado), o también con ambas situaciones. En el tercer grupo ubica a la hipocondría, en donde el clivaje del ego sucede a la frontera cuerpo-mente y se expulsan los objetos internos persecutorios del núcleo del ego hacia el cuerpo, previniendo de esa forma que el ego en su totalidad sea permeado.  

Simbolización y sublimación

Más adelante, y como contrapartida del artículo de Hanna Segal 'Notes on symbol formation' ['Notas sobre la formación de símbolos'], Thorner publicó uno propio intitulado 'Either/or – a contribution to the problem of symbolization and sublimation' ['Aporte al problema de la simbolización y la sublimación'] (1981). En ese artículo describe a un paciente incapaz de establecer una síntesis significativa de dos aspectos: la representación simbólica y la idea de un juego – todo contacto se siente como una poderosa colisión. También hace una útil distinción entre la concentración y la atención. Considera a la concentración como una forma de clivaje para excluir, y la atención como la receptividad frente a estímulos que emanan de otros objetos y la disposición para recibir. Sugiere que para experimentar la vida como un todo es necesario tener más de un estímulo y significado, además de tolerar a los demás que también están presentes. El paciente no puede combinar, en este caso, una idea con otra.

El ‘objeto bueno’

En otro artículo bajo el título de 'The criteria of progress in a patient during analysis' ['El criterio de avance de un paciente durante el análisis'] (1952), a continuación del trabajo de Melanie Klein y Joan Riviere, Thorner se basa en la visión de ellas en cuanto a que la sensación de seguridad del paciente depende en gran medida de su relación con el objeto bueno. Sigue el avance de un análisis en términos del ‘objeto bueno’ y su destino en los mundos interno y externo del paciente. Demuestra cómo el objeto bueno –que  es idealizado en una etapa en la que aparece como todopoderoso– en  su calidad de tal produce ansiedad y se vuelve un objeto bueno más realista y benevolente. El paciente puede aceptar las limitaciones y la disciplina de aquel, así como acepta la disciplina del análisis. Es común que el paciente oscile entre una fase y la otra antes de llegar a la estabilidad duradera. A medida que, mediante el análisis, disminuyen las ansiedades del paciente en cuanto a su propia peligrosidad, su mundo se vuelve más seguro y más estable. Este proceso está acompañado por las introyecciones del ‘objeto bueno’ que representa el analista. También expresa que la introyección no es la del analista ‘real’, sino la del objeto bueno del paciente que previamente había proyectado hacia el analista. Con el avance del tratamiento, la reacción del paciente frente al análisis cambia, y con ello también cambia el significado inconsciente del análisis.   

Explica que, con la ayuda del análisis, los pacientes sienten menos culpa, y su necesidad de consuelo y de otra ayuda más allá del análisis disminuye con una mayor tolerancia al sufrimiento y al sentimiento de depresión. Con esa tolerancia en aumento, la naturaleza del material analítico cambia y se vuelve más realista, mientras que también se da un contacto más directo con las capas más profundas del inconsciente. La necesidad de compararse con otros disminuye, y se vuelven capaces de confiar más en sus propios sentimientos, ideas y valores. Este aspecto de la ‘recuperación del objeto bueno perdido’ fue desarrollado ulteriormente por el Dr Eric Brenman (2006).

Naomi Shavit

Irma Brenman Pick

 

Publicaciones clave

1946 Thorner, H. A. ‘The treatment of psychoneurosis in the British Army’. International Journal of Psychoanalysis. 27: 52-59.

1949 Thorner, H. A. ‘Notes on a case of male homosexuality’. International Journal of Psychoanalysis. 30: 31-35.

1952 Thorner, H. A. ‘Examination anxiety without examination’. International Journal of Psychoanalysis. 33: 153-159.

1952 Thorner, H. A. ‘The criteria of progress in a patient during analysis’. International Journal of Psychoanalysis. 33: 479-484.

1955 Thorner, H. A. ‘Three defences against inner persecution in M. Klein’, in P. Heimann, R. E. Money-Kyrle (eds.) New Directions in Psycho-Analysis. Tavistock Publications.

1981 Thorner, H. A. ‘Notes on the desire for knowledge’. International Journal of Psychoanalysis. 62: 73-80.

1981 Thorner, H. A. ‘Either/or – a contribution to the problem of symbolization and sublimation’. International Journal of Psychoanalysis. 62: 455-463.

1985 Thorner, H. A. ‘On repetition. Its relationship to the depressive position’. International Journal of Psychoanalysis. 66: 231-236.