Skip to navigation

melanie klein trust

Melanie Klein Trust

Furthering the psychoanalytic theory
and technique of Melanie Klein

Donald Meltzer

Los variadas y originales aportes que hiciera Donald Meltzer al psicoanálisis se dieron en especial como consecuencia de su gran capacidad para realizar observaciones clínicas muy detalladas, y de su trabajo con el análisis de niños, y su interés por la estética y la filosofía. Han sido extensamente divulgadas sus teorías sobre una forma intrusa de identificación proyectiva –la bidimensionalidad autista– y lo que dio en llamar ‘conflicto estético’ en el comienzo de la vida.

Capacitación, trabajo profesional e influencias

Meltzer (1922 – 2004) nació en New Jersey (EE.UU.) y cursó estudios de medicina en la Universidad de Yale, para luego pasar al Albert Einstein College de Nueva York. Su formación como psiquiatra la culminó en St. Louis (Estado de Missouri), a partir de lo cual decidió dedicarse a la psiquiatría infantil y cultivar su interés por las ideas de Melanie Klein. En el año 1954 obtuvo un traslado a Londres en virtud del puesto que ocupaba en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos de América, donde se desempeñaba como psiquiatra de niños. Comenzó su análisis con Klein y poco tiempo después abandonó el servicio militar y fue aceptado para capacitación dentro de la Sociedad Británica de Psicoanálisis.

Los casos de adultos que atendía fueron supervisados por Hanna Segal y Herbert Rosenfeld. También pasó a formarse como analista de niños, en una combinación que en aquellos tiempos era más frecuentemente asumida por jóvenes y talentosos analistas de lo que es hoy en día. Los casos que atendía con niños eran supervisados por Betty Joseph, Esther Bick y Hanna Segal. A posteriori recibió importantes influencias a partir de las amistades que cultivó con Roger Money-Kyrle y Wilfred Bion.

Nutrido por la riqueza de pensamiento analítico de la Sociedad Británica [de Psicoanálisis] en las décadas de 1950 y 1960, Meltzer pasó a ser un analista didacta y un supervisor muy buscado, quien también desarrolló vínculos estrechos con los psicoterapeutas de niños que se formaban en la Clínica Tavistock en el ámbito de los cursos organizados por Esther Bick, a los que asistió con la invitación de John Bowlby. Otro hecho de importancia para él fue su participación como miembro del grupo Imago, donde sus encuentros con historiadores, filósofos y psicoanalistas aumentaron su interés por la experiencia estética.

Los vastos artículos que Meltzer escribió sobre psicoanálisis se convirtieron en objeto de interés por sus ideas en todo el mundo. Esto le brindó infinitas oportunidades de viajar a dar clases en el extranjero. Después del fin de su relación con la Sociedad Británica [de Psicoanálisis] en los primeros años de la década de 1980, que resultó de desacuerdos en cuanto a la organización de la Sociedad –además de algunos casos de dura animosidad personal en su contra–, Meltzer pasó a residir y trabajar en Oxford. Las ideas que pregonó como profesor fueron especialmente apreciadas en América del Sur, así como en toda Europa. También mantuvo su vínculo con psicoterapeutas de niños gracias a su tercera esposa, Martha Harris, quien estaba a cargo de cursos de psicoterapia infantil en la Tavistock.

Descripción de la relación analítica

En su primer libro –The Psychoanalytical Process [El proceso psicoanalítico] (1967)–, Meltzer señala su particular interés por la descripción clínica de la evolución y las vicisitudes de la relación analítica. Es inflexible en cuanto a su enfoque del mundo interior del paciente y en cuanto a la primacía de la realidad psíquica. En sus obras siguientes –Explorations in Autism [Exploración del Autismo] (1975) y The Claustrum [El Claustro] (1992)– explora fenómenos clínicos específicos muy detalladamente. El referido libro sobre autismo fue el primero de una serie que Meltzer publicara en combinación con otros títulos. Su rol como teórico realizando trabajos junto a sus colegas clínicos representa una característica sobresaliente de la forma en que prefería desarrollar sus ideas, tal como quizás lo indicaba su modelo de pensamiento psicoanalítico de ‘atelier’ (taller). Más adelante se dio una colaboración similar en la obra intitulada The Apprehension of Beauty: The role of aesthetic conflict in development, art and violence [La aprehensión de la belleza: el papel del conflicto estético en el desarrollo, la violencia y el arte] (1988), escrita conjuntamente con la experta literaria y artista Meg Harris Williams.

Sus ideas más influyentes incluyen tanto las que tienen una amplia aceptación, como otras que son objeto de mucho debate. Entre sus primeros artículos hay uno sorprendentemente original de 1965, bajo el título ‘The relation of anal masturbation to projective identification’ ['La relación entre masturbación anal e identificación proyectiva'] (1965), donde se describe una visión que considera una forma intrusa de identificación proyectiva relacionada con una falla en el desarrollo genuino y su consecuente confusión de identidad. Estas ideas se elaboraron más a fondo en la obra El Claustro, donde se describe su interpretación del funcionamiento de fuerzas anti-desarrollo de la mente, que a veces funcionan al estilo “pandilla”, y el carácter cerrado y aislado de las personalidades basadas en este hecho de evitar la conciencia de la dependencia para con el objeto. Esta teoría tiene vínculos evidentes con la perspectiva de Rosenfeld acerca de las relaciones anti-libidinosas y narcisistas con el objeto, y con los ‘refugios psíquicos’ de Steiner. Para los clínicos que trabajan con niños autistas, la descripción del desmantelamiento del ‘sentido común’ (Bion), la cualidad bidimensional en el relacionamiento, el apegarse a superficies (identificación adhesiva), y la desatención dominante han sido aspectos de especial valor.

Conflicto estético

En su trabajo posterior, Meltzer mostró un mayor interés por las contribuciones de la observación en niños en el desarrollo mental temprano, así como en la función de la familia. Su artículo escrito para la UNESCO, 'A psychoanalytical model of the child-in-the-family-in-the-community' ['Un modelo psicoanalítico del niño en la familia y en la comunidad'] (Meltzer y Harris, 1976) es poco común en cuanto a la atención que le presta al efecto que tienen para el desarrollo potencial del niño, las características de la pareja de padres, el modo de contención y el significado del contexto social más amplio.

Los años de viajes y docencia compartidos con Martha Harris actuaron también como telón de fondo para su definición de una revisada perspectiva de la primera infancia, en la que el ‘conflicto estético’, es decir el impacto sobre el bebé del encuentro con la ‘belleza y el misterio’ de la madre, está ubicado al comienzo de la vida, así como para la explicación kleiniana de los fenómenos esquizo-paranoides entendidos como un refugio defensivo respecto a aquel. Tal vez la visión contemporánea sería que las sutiles variaciones en las formas de relación madre-bebé son tantas que estas ideas no son alternativas sino una centralidad diferencial que sale a flote en distintos momentos de cada caso individual.

El psicoanálisis como arte

La importancia que Meltzer resaltó sobre la dimensión estética de la vida y en relación con el trabajo y el conocimiento psicoanalíticos representa un hilo conductor unificador de todo lo escrito por él. Ya es algo evidente en su primer libro que, más allá de su formación como médico y de su gusto por la teoría, se inclina hacia la concepción del psicoanálisis en tanto arte. Su desagrado en relación a la desordenada complejidad de las instituciones y la política se puede entender como otra dimensión de esa actitud. Para él, la creatividad individual siempre fue lo más importante. Sus libros, que prestan una atención explícita bastante escasa a otros escritores psicoanalíticos (con el caso excepcional de la obra The Kleinian Development [Desarrollo kleiniano] (1978)), se desarrollan en la atmósfera de consultorio y en el vasto paisaje de las ideas psicoanalíticas a las que él reconocía como valiosas. Los lectores seguramente se sorprendan, se fascinen y seguramente se vean desafiados por su imaginación clínica y su comprensión de los procesos mentales, aunque por momentos sentirán la frustración que provoca la idiosincrasia de sus formas de pensamiento y su estilo para escribir.

Margaret Rustin, 2013

Publicaciones clave

1967 Meltzer, D. The Psychoanalytical Process. Heinemann.

1965 ‘The relation of anal masturbation to projective identification’, International Journal of Psychoanalysis. 47:335-342.

1975 Meltzer, D. Explorations in Autism. Clunie Press.

1976 Harris, M. and Meltzer, D. ‘A psychoanalytical model of the child-in-the-family-in-the-community’, first published by United Nations Organisation of Economic and Cultural Development. First published in English in Hahn, A. (ed.) Sincerity: Collected papers of Donald Meltzer. Karnak, 1994.

1978 Meltzer, D. The Kleinian Development. Clunie Press.

1988 Harris Williams, M. and Meltzer, D. The Apprehension of Beauty: the role of aesthetic conflict in development, art and violence. Clunie Press.

1992 Meltzer, D. The Claustrum. Clunie Press.

Otras fuentes

Escuche una charla, en idioma inglés, con Donald Meltzer acerca de uno de los conceptos más conocidos y complejos de Klein, la identificación proyectiva. Meltzer ahonda sobre la idea de Klein a través de su propia formulación del ‘claustrum’ (claustro), un estado psíquico que describe en esta presentación del año 1990. La misma fue parte de las disertaciones públicas que se realizaban con anterioridad en el Centro de Psicoterapia Psicoanalítica.