Skip to navigation

melanie klein trust

Melanie Klein Trust

Furthering the psychoanalytic theory
and technique of Melanie Klein

Betty Joseph

Betty Joseph (1917-2013), analista didacta supervisora y analista infantil de la Sociedad Británica de Psicoanálisis, fue una de las principales representantes del kleinianismo de su generación, junto con Bion, Rosenfeld, y Hanna Segal, además de una presencia inspiradora dentro de la Sociedad Británica durante más de sesenta años. Joseph tuvo una influencia significativa de Bion, cuya visión y originalidad siempre admiró.  

Equilibrio psíquico

Lo que más caracterizó el trabajo de Joseph fue su dedicación a la técnica. En su opinión, el prestar rigurosa atención a lo que el paciente está no solamente diciendo sino también haciendo en la sesión de análisis, combinado con la propia contratransferencia del analista, puede dar lugar a que emerja la realidad psíquica. Esta tarea es tremendamente difícil porque la forma en que el paciente se estructure y defienda hará que el analista vuelva sobre algo que sea más soportable, ya que el cambio psíquico y el nuevo conocimiento siempre son motivo de perturbación y crean una fuerte tendencia a querer recuperar el viejo equilibrio.

Joseph ha hecho hincapié en la enorme dificultad que esto representa para el analista. El punto de partida para una buena técnica requiere de la honestidad personal absoluta del analista, no solamente porque los analistas quieren creer que están haciendo un bien y pueden verse tentados a aceptar la coincidencia tranquilizadora entre sus pacientes y sus interpretaciones, sino también a causa de la influencia de poderosas presiones, en parte inconscientes, que provienen del paciente, a las que se adaptan con el fin de mantener el status quo. Esa contratransferencia debe ser escudriñada de manera rigurosa, sin importar cuán incómodo ello pueda resultar.

Cambio psíquico

De manera gradual, Joseph formuló una interpretación detallada de cómo los pacientes cambiaban con el análisis. Uno de los problemas clínicos que terminó siendo muy productivo en estas investigaciones fue el de los pacientes que aparentaban estar avanzando en su proceso de análisis (cooperando de forma de también permitir al analista, hasta cierto punto, sentir satisfacción con su propio trabajo), pero que en realidad no cambiaban. Joseph terminó por entender que, en la sesión, el paciente induce (‘empuja’) al analista a distintos tipos de representaciones o confabulaciones, que con frecuencia tienden llevar a estos a sentirse muy cómodos con el paciente o en oportunidades volverse innecesariamente crueles. Estas presiones se materializan en pequeñas identificaciones proyectivas, hacia el analista, de distintos aspectos del paciente o de los objetos del mismo.

Joseph entiende que esto es algo inevitable para los analistas, y que éstos no deben intentar evitarlo de forma consciente, sino que, en su lugar, deben examinarse a sí mismos tanto como al paciente, mediante la observación de su contratransferencia y también de su conducta en las sesiones, buscando información que puede estar ligada con el material abiertamente manifiesto del paciente, y usar eso como base para elaborar una interpretación de lo que está sucediendo.

Interpretaciones

Según la perspectiva de Joseph, las interpretaciones deben ser breves y simples, debido a que siempre estamos intentando llegar a las zonas más primitivas de la mente del paciente, donde las ideas deben expresarse de una manera simple que pueda ser tomada con un completo significado emocional por parte del paciente. La técnica de Joseph se puede considerar como una especie de microanálisis, aunque ello no implica ignorar el escenario mayor, y también incluye la astucia, de parte de Joseph, de la evaluación del nivel que uno debería alcanzar en cada momento dado. Es común que un fragmento exitoso de ‘microanálisis’ conduzca al surgimiento de un nivel mucho más maduro. El analista también debe permanecer alerta a este desplazamiento, lo que implica asistir a varias dimensiones a la vez o en una rápida sucesión, algo en lo que la propia Joseph era una maestra.

Joseph fue siempre cauta en cuanto a la reconstrucción en el sentido clásico, particularmente antes de que la situación de transferencia inmediata fuera analizada. Para ella, la historia y fantasía inconsciente del paciente están en el vaivén de la sesión – donde está el mundo interior, y quizá también el pasado, siendo vivido en la inmediatez de la sesión. Esto confiere al paciente una sensación de convicción de quién es y quién fue, y ese conocimiento le puede ayudar para el cambio.

Análisis de niños y docencia

Joseph fue una apasionada del análisis de niños en el que su técnica se desarrolló de una manera similar. Es probable que su permanente interés en el análisis de niños, donde la acción es una característica obvia, haya contribuido a la forma en que se desarrollaron sus ideas acerca de la técnica, tanto en adultos como en niños.

A Joseph se la reconoció en todo el mundo como una brillante docente con una legendaria capacidad de observar al paciente a través del alumno que supervisaba. El famoso taller ‘Betty Joseph Workshop’ funcionó durante cincuenta años. Todos los supervisados por Betty Joseph tuvieron una experiencia inolvidable. No obstante, ella fue bastante exigente, no tanto con la inteligencia que pretendía de sus estudiantes, sino con la honestidad que esperaba que ellos tuvieran para consigo mismos. Esto era consecuencia de su pasión por entender la realidad psíquica y de su deseo de trasmitir este conocimiento, lo cual contribuyó a lo que serían unas de las experiencias más enriquecedoras que se hayan dado en el mundo del psicoanálisis.

Robin Anderson

Publicaciones clave

1999 Joseph, B. Psychic Equilibrium and Psychic Change: Selected papers of Betty Joseph. Routledge.

Escuche una charla, en idioma inglés, con Betty Joseph acerca de la utilización de juguetes y juegos en el análisis infantil. Grabación destinada a la exhibición intitulada 'Psychoanalysis: The Unconscious in Everyday Life' [Psicoanálisis: el inconsciente en la vida cotidiana], que tuviera lugar en el Museo de Ciencia de Londres durante la temporada 2010/11.